Seguidores

Translate

lunes, 4 de marzo de 2013

DYBBUKYN: LOS ANTIGUOS DEMONIOS HEBREOS. RITUAL DE EXORCISMO



Entre las antiguas creencias hebreas se halla la de que cuando un objeto que suena con el viento, entona súbitamente una melodía, es que está captando la presencia de un espíritu.

La Kabbalah, texto místico del judaísmo, relata sobre los Dybbukyn (Dybbuk en plural) y especifica la forma de exorcizarlos, según estos escritos este demonio puede ser ahuyentado mediante la música ceremonial tocada con un cuerno de carnero, por otro lado alerta que cuando todo objeto que suena con el viento produce alguna melodía es señal que un Dybbuk está merodeando los alrededores.

 Un Dybbuk (que significa “aferrarse” en hebreo) es un ser místico nacido en el folclore judío, son originarios de Israel y las primeras historias conocidas sobre ellos tienen fecha en el siglo XVI. Se dice que es un demonio ancestral o el alma de un pecador que deambula entre los dos mundos para escapar del castigo que le espera por sus acciones pero también puede tratarse de la esencia de una persona muerta a la cual le han quedado cosas pendientes que hacer en vida.

 Un Dybbuk es sólo energía no posee una forma corpórea y carece de género sexual, lo que hace este personaje es poseer los cuerpos humanos, en su mayoría mujeres, para vivir en ellos ya que él es un espíritu errante que no tiene cabida en el cielo, no puede o no sabe cómo llegar a él. Este alma errante puede apoderarse de quienes no tienen el espíritu y cuerpo totalmente conectados a raíz de algún problema emocional o psicológico, esa rendija entre lo corpóreo y lo etéreo es espacio suficiente para que el Dybbuk puede ingresar y dominar la entidad de la persona.

También puede ser razón de posesión que el individuo en cuestión esté atravesando una situación semejante a la que el Dybbuk experimentó en vida y éste vea la oportunidad propicia para terminar lo que le ha quedado pendiente.

El exorcismo judío para ahuyentar al Dybbuk debe realizarse por un rabino experto en la Kabbalah junto a 10 personas capaces de soportar la experiencia y que puedan formar un círculo santo de protección en derredor del poseído mientras repiten los textos sagrados. Todos los presentes deben recitar el Salmo 91 tres veces mientras el rabino hace sonar el shofar (cuerno de carnero), este sonido desorientará a la entidad y será posible la comunicación en donde se le pedirá que abandone el cuerpo que no le pertenece y se le indicará el camino a seguir para su propia salvación.

SALMO 91

 1 Tú que habitas al amparo del Altísimo, a la sombra del Todopoderoso, 
2 dile al Señor: mi amparo, mi refugio en ti, mi Dios, yo pongo mi confianza. 

 3 El te libra del lazo del cazador que busca destruirte; 
4 te cubre con sus alas y será su plumaje tu refugio. 

5 No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día. 
 6 ni la peste que avanza en las tinieblas ni la plaga que azota a pleno sol. 

7 aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil a tu diestra, tú permaneces fuera de peligro; su lealtad te escuda y te protege. 
8 Basta que tengas tus ojos abiertos y verás el castigo del impío 

9 tú que dices: "Mi amparo es el Señor" y que haces del Altísimo tu asilo. 
10 No podrá la desgracia dominarte ni la plaga acercarse a tu morada, 

11 pues ha dado a sus ángeles la orden de protegerte en todos tus caminos 
 12 En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;

13 andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones. 
14 "Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció.

15 Me llamará, yo le responderé y estaré con él en la desgracia. 
16 Lo salvaré y lo enalteceré. Lo saciaré de días numerosos Y haré que pueda ver mi salvación".

Entradas populares